Los riesgos de una sobreexigencia: El abrupto “pase a retiro” de Cristina

Argentina's President Fernandez de Kirchner gestures during a ceremony in Buenos Aires

La eternidad como recuerdo en generaciones agradecidas es legítima y envidiable. La eternización en el poder, en cambio, es el anhelo disparatado de un enamorado de sí mismo. La razón es el término simple y a la vez mágico que define la diferencia.

El sueño de Cristina de prolongar su mandato se ha desvanecido en el ámbito judicial, como correspondía. Sin embargo, ella no se rinde ante la evidencia. Cada día parece amanecer con una nueva estrategia para destruir las dificultades. En esa tarea ya roza el extravío en vez de buscar una despedida honrosa para dos períodos al frente del gobierno de la República.
Escalera y ascensor
Su gestión ya venía a los tumbos con el propósito de rearmar la solidez financiera a través de artificiosos planes y presiones a distintos sectores de la economía, además de mantener la sensación de poder adquisitivo en la población más pobre. Su endeble elenco de asesores, como si fuera poco, no la convence de que aumentar la inflación con una descomunal emisión monetaria es un “engañabobos” que habitualmente tiene un final explosivo. Porque -como se decía antes, me acuerdo- los sueldos suben por la escalera y los precios por ascensor.
Conflicto vecinal
Por aparte, como un capítulo abierto para alentar el sentimiento nacionalista del argentino -la estocada política- se acaba de ingresar en una extraña polémica con Uruguay por la ex Botnia. Extraña porque el incremento de la producción de la pastera sobre el Paraná, cuestionada en duros términos por el canciller de nuestro país, no provoca daños ambientales como nuestro propio gobierno reconoció en su momento. El presidente Mujica, como era de esperar, no se privó de lanzar frases irónicas hacia sus vecinos.
Saliva en vano
También la presienta Kirchner, en la última reunión internacional en la que habló, dio otra vuelta de tuerca al recurso más frecuentado: culpar al imperialismo de todos nuestros males. Como si estos tiempos no estuvieran aclarando, a los gritos, que los imperios ya no se visualizan por fronteras geográficas; que los grandes intereses económicos se entrecruzan hasta formar una “globalización” del poder. Cuando la presidenta ataca a Estados Unidos, pues, gasta saliva vano.
Ya regresada a nuestra tierra, Cristina retomó su febril campaña electoral con nuevo look, luce casi juvenil, con gesto victorioso. Está claro que piensa en la ronda de octubre, que le resulta clave para orquestar las medidas que le permitirán recorrer el último eslabón de su mandato con mayor tranquilidad. No le será fácil.
Los aprendices
Casi todos los mentideros de la política recitan que ya en las cúpulas del peronismo hay un acuerdo para que los dos años que restan sean más o menos serenos. Se cree que “está todo convenido discretamente”.
La oposición tiene demasiadas pruebas de lo flexible que resulta para el peronismo toda negociación en los momentos críticos. Las enseñanzas de Perón no se olvidan fácilmente. Para ellos es una suerte de catecismo que restauran cuando el peligro acecha. Saben que él se cuidó de dejar un heredero. La herencia de Isabelita resultó suficiente muestra de que Perón era el único; los demás aprendices.
De pronto, una alarma
El sábado, mientras anudaba estos conceptos, Cristina ponía en alarma a toda la población. Un “chequeo de rutina” en un sanatorio arrojó como saldo el consejo médico de franco reposo, por el plazo de 20 días mínimos. Esto pone en claro un estado de quebranto en la salud de la mandataria. La noticia es grave en varios sentidos: a) el esfuerzo de una campaña intensa no es tolerado por un organismo sobreexigido; b) el sacrificio extremo está poniendo su precio; c) el país tiene nuevos motivos para la tensión diaria; d) roguemos que esto no muestre involución y que prime la razón.
Por Dardo Nofal
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s