CONOCE EL PERFIL DEL HOMBRE QUE GOLPEA A SU MUJER

violencia de genero

La violencia familiar se puede dar de la siguiente manera: maltrato infantil, violencia conyugal y maltrato a los ancianos, justamente nos interesará trabajar  una de esas maneras en que se manifiesta la violencia: la conyugal y dentro de ella, específicamente el tema de perfiles, más específicamente perfil de hombres violentos.

Nos preguntamos si existe un estado del arte variado o no sobre dicho tema, ¿existe realmente un perfil del hombre violento o se trata de una mirada más integradora sobre dicha problemática?

Para dicho trabajo nos basaremos en la recopilación de material bibliográfico sobre el tema, incluyendo además diversas investigaciones llevadas a cabo en Argentina y en otros países como  España, Colombia, entre otros.

Tal como sostienen algunos autores la violencia en la pareja suele comenzar a manifestarse después de un tiempo de convivencia, durante el embarazo o tras el nacimiento de un hijo, aunque también durante el noviazgo. Es de destacar también que la mayoría de las parejas suelen darle una explicación al hecho como efecto de una situación de tensión y consideran que será improbable que esto ocurra de nuevo.

Dichos autores nombrarán características del hombre golpeador, la  más predominante es el ser inseguro de sí mismo, esto le genera en muchos casos intensos celos de su pareja y de allí la necesidad de controlar o dominar a su esposa. Este rasgo lo disfraza con actitudes autoritarias hacia su mujer aferrándose a los valores culturales patriarcales, asociados con la masculinidad: agresividad, superioridad. Otros factores que encuentran estos autores en los hombres golpeadores es el haber sido objeto de abusos en la niñez y o haber contemplado los abusos de su padre hacia su madre. Afectivamente presentan serias dificultades para relacionarse con los demás con intimidad o privacidad.

En muchos casos encontraron, los autores, que estos hombres padecen adicción al alcohol o las drogas, pero en general también suelen ser violentos cuando no han consumido, aunque en condiciones de sobriedad la violencia no llega a ser tan grave.

Tomando la definición que da Domen Liliana sobre el hombre golpeador, lo define como el sujeto de sexo masculino que ejerce modalidades de victimización: violencia física, maltrato emocional y /o abuso sexual, en forma exclusiva o combinada e intencional sobre la persona con quien mantiene un vínculo de intimidad: su esposa o compañera. Esta definición para Domen permite tipificar el síndrome del hombre golpeador. Dicha autora señalará que estos hombres tienen una gran dependencia emocional de la mujer y por esto necesitan que regrese al hogar, ya que no soportan estar solos. Hay una falta de reonocimiento de responsabilidad con respecto a su problemática.No pueden asumir la violencia como propia y por ello justifican y minimizan su accionar.Dirá Domen que el marido violento no considera el problema como propio,e intenta desplazar esa responsabilidad atribuyéndosela a la familia, los hijos, la esposa, los vecinos,etc.

Al no asumirse como portador de violencia y dispersar la culpa en todos los niveles posibles, no puede reconocer que necesita ayuda, y por lo tanto no la pide. La imagen social que representa es francamente opuesta a al que manifiesta en el ámbito intrafamiliar. La violencia solo se desencadena en el hogar, ya que se muestra siempre agradable con los demás hacia el exterior. Habitualmente es muy seductor dirá Domen.

Para el psicólogo mexicano Alejandro Aguila Tejeda existen formas y características en estos roles rígidos y estereotipados para ejercer la violencia, ellas son:

I.- EL JUEGO DE PODER Y DESEO DE CONTROL:

Un marido abusivo aspira a ejercer un poder y control total sobre la esposa, no sólo en lo que hace o deja de hacer.

Tenerla así dominada es una forma de alimentar una precaria seguridad en un hombre que en el fondo se siente inepto y vulnerable.

II.- BAJA AUTOESTIMA

El hombre violento tiene una imagen muy negativa de sí mismo. Se siente como desvalido, miserable y fracasado como persona aunque pueda ser un profesional exitoso.

Está siempre a la defensiva, no pudiendo manejar su ansiedad y apurándose a acusar antes de que lo acusen.

III.- POSESIVIDAD-CELOS.

Esta violencia se dirige a buscar la exclusividad queriendo ser el primero y el único en la atención de su pareja.

Cuanto más fiel y reservada, más celos le tiene.

IV.- DEPENDENCIA EMOCIONAL.

No ha logrado la separación e individuación desde el punto de vista del desarrollo psicológico, en consecuencia se le dificulta los límites entre él y su pareja. Y cada intento de separación es una catástrofe para él.

V.- AISLAMEINTO EMOCIONAL Y MONÓLOGO INTERIOR.

El hombre violento no tiene contacto auténtico con el mundo, se manejan con códigos estereotipados o diplomáticos.

No es abierto, se muestra cauteloso, prefiere hablar sobre otros, por lo general de manera acusatoria, que sobre si mismo.

VI.-INTUICION NEGATIVA.

El hombre violento esta muy atento de su esposa, sabiendo sus puntos débiles y sus miedos.

Este punto le sirve como astucia ya que va variando sus actitudes según sopla el viento para él, pudiendo desconcertar a propios y extraños provocando confusión.

VII.- REPRESIÓN MUDA.

Esta es la más terrible de las armas que puede utilizar el hombre violento, complicándose la forma de probar lo que él hizo ya que la agresión la realiza con miradas, voz baja, actitudes que son percibidas y sufridas sólo por su mujer.(actitud del gangster).

Esta situación provoca la confusión en los hijos ya que pueden sospechar de la veracidad de la agresión provocada por el padre.

VIII. ESTRATEGIAS PARA EVITAR LA REALIDAD

Se presenta una actitud de hostilidad y brusquedad que genera temor.

Elude la mirada de sufrimiento de su mujer e hijos y no quiere enterarse de las consecuencias de su violencia.

El perfil psicosocial del hombre violento

  La violencia como fenómeno social: Para este autor, según su experiencia clínica, el hombre violento es una persona de valores tradicionales que ha internalizado profundamente un ideal de hombre como modelo incuestionable a seguir. Entre las características de este ideal están la fortaleza, la autosuficiencia, la racionalidad y el control del entorno que le rodea. La violencia supone, en muchos casos, un intento desesperado por recuperar el control perdido en el único ámbito donde realmente puede demostrar el hombre su superioridad: su propio hogar.

Fuente: Perfiles de hombres violentos psicología, psicologos, seminarios, cursos 

Lic. Noelia Zeoli

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s