La “militarización” va a la ONU

Timerman realizara hoy la presentación en la sede del organismo. El canciller denunciará el caso ante el presidente del Comité de Seguridad de las Naciones Unidas. El primer ministro británico, David Cameron, se anticipó a negar una escalada armamentista y se escudó en la Carta de la ONU.

El Comité de Seguridad de las Naciones Unidas recibirá hoy la denuncia del canciller Héctor Timerman.

El canciller Héctor Timerman viajó a Nueva York para presentar en Naciones Unidas la denuncia argentina contra la militarización de las islas Malvinas por parte del Reino Unido. Se reunirá hoy con el embajador Kodjo Menan, presidente del Consejo de Seguridad de la ONU. El primer ministro británico David Cameron, anticipándose a la protesta, negó que haya una escalada armamentística y justificó la política de su administración. Cameron argumentó que la Carta de la ONU “respalda la autodeterminación y los isleños quieren mantener su estatus”, por lo que su gobierno se considera con derecho a “defender las islas apropiadamente”.

Timerman, por instrucciones de la Presidenta, que el martes lo anunció con un acto en la Casa de Gobierno, se presentará ante todas las instancias de la ONU: el Consejo de Seguridad, más adelante el Comité de Descolonización y la Asamblea General.

Hasta el martes, la iniciativa británica de mayor tenor era el envío de un destructor –uno de los más modernos de su armada– para patrullar las aguas del Atlántico Sur. Pero anoche, al encabezar un acto de anuncio de obras públicas para Misiones y Buenos Aires, la presidenta Cristina Kirchner agregó que la denuncia ante la ONU incluirá el señalamiento de “la introducción de armamento nuclear en la zona”.

Mientras Timerman se preparaba para llevar la denuncia, el primer ministro británico Cameron salía a justificar las medidas tomadas por su administración. Cameron habló en Suecia, donde está de visita. Allí, consultado sobre los cruces por Malvinas, aseguró que cuando la Argentina concrete la presentación “se va a encontrar con que está dentro de la Carta de la ONU el respaldo a la autodeterminación, y los isleños quieren mantener su status, su conexión con el Reino Unido. En tanto quieran mantener ese status –concluyó–, vamos a defender las islas Malvinas apropiadamente para que ese sea el caso”.

Durante su estadía en Nueva York, Timerman tiene previsto informar además al presidente de la Asamblea General de la ONU, el qatarí Nassir Abdulaziz al Nasser, y al secretario general del organismo, el coreano Ban Kimoon, “sobre la violación del Reino Unido de las cerca de 40 resoluciones de las Naciones Unidas, que convocan al diálogo entre dicho país y la Argentina para resolver pacíficamente el conflicto iniciado en 1833 con la invasión militar de las islas Malvinas”.

También en Naciones Unidas, el canciller mantendrá encuentros con el presidente a cargo del Comité de Descolonización, el cubano Pedro Núñez Mosquera, y los representantes de Colombia y Guatemala, en su carácter de países latinoamericanos que ocupan en estos momentos bancas rotativas en el Consejo de Seguridad. Para algunas de estas gestiones, el canciller será acompañado por figuras de la oposición, que viajarán la semana próxima a sumarse a la delegación.

El informe que preparó Timerman tiene varias páginas e incluirá fotos y declaraciones de funcionarios británicos que, en opinión del gobierno argentino, demuestran la intención de militalizar la zona y generar una potencial situación de peligro. El canciller ofrecerá por la tarde una conferencia de prensa explicando la posición argentina.

El conflicto por Malvinas viene subiendo su voltaje desde fines del año pasado, alimentado por la cercanía del aniversario número 30 del inicio de la guerra, el 2 de abril de 1982. La Fuerza Aérea Real envió a la base de Mont Pleasant al príncipe Guillermo, segundo en la sucesión al trono de Inglaterra, a cumplir allí un entrenamiento de seis semanas y destinó a las islas al buque HMS Dauntless, una nave de guerra equipada con misiles de última generación. Además anunció el refuerzo de sus medidas de seguridad. La Argentina, por su parte, ha venido multiplicando los reclamos diplomáticos para que el Reino Unido cumpla con el mandato de la ONU de sentarse a una negociación para dar solución al conflicto y, en el ámbito regional, logró que los países del Mercosur y la mayor parte de los que integran el ALBA decidieran no permitir el ingreso a sus puertos de barcos con la bandera de Malvinas.

 

 

Fuente: pagina/12.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s