Satisfacción en Argentina y Brasil tras la reunión sobre el comercio

Habrá un nuevo encuentro en dos semanas. Los funcionarios acordaron crear una comisión que revisará el intercambio de autopartes, que explica el 60% del déficit argentino. En tanto, el vecino país logró la seguridad de que se mantendrá el flujo de sus exportaciones.

 La reunión entre los funcionarios argentinos y brasileños por el comercio exterior bilateral superó las expectativas que se tenían antes de su realización, ya que se alcanzó un “buen entendimiento” entre las posiciones de ambos países. La Argentina logró obtener el compromiso brasileño de mayores esfuerzos para revertir el desbalance en el comercio de autopartes mientras que Brasil recibió la garantía de que el nuevo mecanismo de las Declaraciones Juradas de Anticipo de Importaciones (DJAI) no afectará sus exportaciones.
El encuentro se realizó en el despacho de la secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri, a quien acompañaban la ministra de Industria, Débora Giorgi, el secretario de Industria, Eduardo Bianchi, el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, y el embajador argentino ante Brasilia, Luis María Kreckler.
Enfrente se sentó Tatiana Prazeres, la joven secretaria de Comercio Exterior de Brasil, a quien acompañaba solo un funcionario de la embajada brasileña.
La cita arrancó a eso de las 15 con un pedido de Prazeres, quien buscaba conocer los detalles sobre el sistema de las DJAI. La respuesta provino de Echegaray, quien además de explicar que el mecanismo se impuso para tener un mayor control y certeza de las compras externas que realiza el país, informó que su funcionamiento no tiene impacto en el flujo de las mercaderías provenientes del exterior, asegurando que las exportaciones de Brasil a la Argentina no se verán afectadas.
“Prazeres no planteó una discusión sobre el tema; escuchó atentamente, hizo algunas preguntas y buscó asegurarse que los funcionarios argentinos le garantizaran que las exportaciones brasileñas no se verían afectadas”, narró una fuente con conocimiento del tema a Tiempo Argentino. “De hecho, se acordó realizar un seguimiento constante del sistema de las declaraciones. Si surge alguna dificultad será inmediatamente informada entre las partes”, continuó.
Luego, el encuentro ingresó en el terreno de la agenda argentina: el desequilibrio comercial en autopartes, que sumó en 2011 un saldo negativo de U$S 3500 millones, lo que explica el 60% del total del déficit comercial que tiene la Argentina con Brasil.
“La importancia de la relación con Brasil y del peso de esta reunión quedó en claro con la presencia de los cinco funcionarios  que encabezan el comercio exterior industrial argentino”, dijo una alta fuente oficial. De hecho, Giorgi, Paglieri y Echegaray compartieron una reunión en Olivos con la presidenta Cristina Fernández, el vice Amado Boudou, y el secretario Guillermo Moreno.
El dato más destacado en ese sentido fue el compromiso político brasileño de sentarse a negociar este desequilibrio en autopiezas.
“No es que no existieran compromisos serios previos, pero el déficit contra la Argentina se ha ido acumulando y acrecentando, por eso creemos que hay que dar nuevos pasos para cambiarlo”, dijo la fuente.
En ese sentido, los funcionarios argentinos le hicieron una propuesta concreta a Prazeres: que la Argentina y Brasil reúnan a las automotrices estadounidenses, europeas y asiáticas que tienen filiales en ambos países para discutir una nueva distribución del comercio de autopartes. Aunque la propuesta todavía está en su etapa inicial, el objetivo apunta a lograr una modificación en los ejes del comercio internacional de estos productos.
“La situación en el sector automotriz se caracteriza por el crecimiento de las ventas en América Latina y el estancamiento en los países más desarrollados. Las terminales automotrices prefieren darle los contratos de autopartes a los productores de sus países, con los que trabajan desde hace años y que ahora tienen una gran capacidad ociosa. Estas definiciones no las toman las filiales de Brasil o Argentina sino que son decisiones de las casas matrices. Por eso es correcto apuntar a ellas para ver si se puede cambiar el esquema y que parte de la producción y venta de autopartes surja de empresas locales o regionales”, dijo la fuente oficial.
En un comunicado del Ministerio de Industria, Giorgi explicó que los dos países establecieron la conformación de una comisión que se encargará de “acordar criterios uniformes” de intercambio, y que en una primera etapa, esta comisión se centrará en el flujo comercial automotriz, especialmente en el de autopartes para vehículos. Así, se espera que en dos semanas haya un nuevo encuentro bilateral en sede a confirmar.
Según Industria, la comisión acordará los criterios para que ambos países les exijan a las terminales criterios uniformes para asignar los costos de las autopartes y así hacer una comparación equitativa de precios con el objetivo de que las terminales elijan dónde van a comprar las autopartes.
Según pudo conocer este diario, Prazeres aceptó llevar esta propuesta a sus superiores. Los funcionarios argentinos le pasaron otros dos argumentos: el primero, que Brasil tiene un déficit en el comercio de autopartes con el resto del mundo del orden de los U$S 25 mil millones (con la Argentina tiene U$S 3500 millones de superávit). El segundo, que la única forma de torcer los planes de las grandes terminales automotrices será con una fuerte campaña política de concientización o presión, como se quiera ver, sobre esas empresas. “Divididos, la Argentina y Brasil seguirán discutiendo sin encontrar una salida. Juntos, tienen una capacidad de presión mucho mayor”, refirió la fuente oficial.
Según los funcionarios argentinos que estuvieron en la reunión, la actitud de Prazeres fue en todo momento de “buena predisposición”. Las primeras declaraciones a la prensa de la funcionaria brasileña así lo demostraron. Poco antes de subir al avión que la llevó de regreso a Brasilia, habló con  la agencia Estado, a la que le manifestó que estaba “satisfecha” con los resultados del encuentro porque había pedido explicaciones a los funcionarios argentinos y estos dieron las respuestas adecuadas. “Quedé satisfecha con los detalles que me dieron los funcionarios argentinos”, dijo Prazeres respecto al nuevo sistema de las DJAI. “Ahora hay que esperar a ver cómo funciona el nuevo sistema”, agregó.
Del lado argentino se destacó asimismo el “buen entendimiento” que se logró en el encuentro. Los funcionarios concluyeron con sendos apretones de manos y besos en las mejillas poco después de las 17, con la satisfacción de haber cumplido cada uno su parte.

 

Fuente: tiempo.infonews.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s