Familias de la Quebrada están aisladas por un río

Varias camionetas llevaron alimentos, ropa y colchones para los pobladores que sufren la embestida del agua. Campo Quijano: San Bernardo de las Zorras es uno de los sectores más afectados

Todavía no se sabe con exactitud la cantidad de personas afectadas por la crecida del río Toro en la Quebrada, pero sí que se trata de varias familias que necesitan en forma urgente alimento y abrigo.
Agentes sanitarios del paraje San Bernardo de las Zorras solicitaron ayuda para la zona, amenazada por la crecida que el río experimentó debido a las últimas lluvias.
Como respuesta, partió ayer un contingente con ayuda para la comunidad de San Bernardo de las Zorras, a unos 30 km de Quijano.
 

La comitiva, compuesta por varias camionetas pertenecientes a la comuna, la Policía y la iglesia Santiago Apóstol, partió con mercaderías, ropa y colchones, entre otros.
También llevaron alambres y bolsas de tierra para construir defensas y evitar que el río desborde e ingrese a las humildes casas.
En este sentido, en la madrugada del domingo, 14 personas de los parajes San Bernardo de las Zorras y El Rosal debieron ser evacuadas como medida preventiva ante la crecida del río Toro.
Actualmente están alojadas en las instalaciones del camping municipal de Campo Quijano.
El objetivo de la comitiva también es analizar la situación y las medidas a seguir.
“El envío de la ayuda es en respuesta a los pedidos realizados por los agentes sanitarios de la zona. Además, estamos en permanente comunicación con San Antonio de los Cobres ante cualquier novedad que pudiera surgir”, señaló Rosa López, a cargo de la Intendencia interina de Campo Quijano.
Agregó que se decidió la partida de este contingente cuando Defensa Civil y Vialidad de la Nación les informaron, ayer por la mañana, que la ruta 51 ya se encontraba habilitada.
“Si bien se observa personal trabajando para mantener despejada la vía y encauzar el río en las zonas de desborde, hay que tener mucho cuidado al transitar porque hay lugares a los que sólo puede accederse con vehículos de gran porte”, destacó.
 

Una zona castigada

La naturaleza no da tregua en la Quebrada del Toro.
A la crecida de los ríos, se suman los deslizamientos de tierra, como aquel en el que perdió la vida el chofer de camión Carlos Alberto Medina, de 51 años, cuando fue sorprendido por un alud en su regreso a la capital salteña en marzo de 2010, en el paraje Río Blanco.
Los temblores son un capítulo aparte. El 27 de febrero de 2010 es una fecha que los lugareños difícilmente podrán olvidar. Es que el movimiento telúrico registrado en esa jornada provocó graves daños. Más de 50 familias de El Alisal, El Moyar, El Candado, Santa Rosa, El Toro, Palomar, San Bernardo de la Zorra, El Rosal, Potrero de Chañi, Solá, El Alfarcito e Ingeniero Mauri, entre otros, lo perdieron todo.
Los temblores fueron una constante en los meses siguientes. El del 6 de octubre de 2011 se sintió con especial intensidad en la zona. Ocasionó varios deslizamientos que, afortunadamente, no llegaron a mayores.

 

Fuente: Diario El Tribuno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s