Se profundiza la conexión mexicana

Lorena Martins viajara a Mexico para denunciar a su padre ante la Procuración General. Reiterará las acusaciones por trata de personas contra su padre y aportará pruebas, entre ellas, celulares con mensajes de texto. La periodista Lydia Cacho recibió en Estocolmo el Premio Olof Palme y habló con Kofi Annan sobre esta denuncia.

Por Raúl Kollmann

La llegada de Lorena Martins a México se mantendrá en secreto por cuestiones de seguridad.

La fiscal Lourdes Campos recibirá esta semana, en el Distrito Federal, a Lorena Martins, con lo que profundizará la investigación en México sobre la forma en la que llevan chicas a Cancún, las quiebran y terminan ejerciendo la prostitución en condiciones de semiesclavitud. La denuncia de Lorena contra su padre en Buenos Aires, anticipada en forma exclusiva por Página/12, provocó una enorme conmoción en México, por lo cual un grupo de diputados de ese país, encabezados por la titular de la Comisión contra la Trata del Congreso federal, Rosi Orozco, le pidió a Lorena que la radique también ante la Procuración General de la República en la capital mexicana. La joven viajará esta semana y entregará, entre otras cosas, dos celulares de su padre, en los que se podrá advertir no sólo con quién se relacionaba, sino también mensajes de texto. Paralelamente, la periodista mexicana Lydia Cacho recibió ayer en Estocolmo el Premio Olof Palme por sus investigaciones sobre trata de personas, que incluyen la denuncia contra Raúl Martins y los prostíbulos en México. Lydia Cacho se reunió en la capital sueca con el ex secretario general de las Naciones Unidas Kofi Annan, a quien le refirió como nueva prueba la denuncia de Lorena Martins contra su padre.

El viaje de Lorena a México no será sencillo y la llegada se mantiene en secreto. Pese a que se hará con el resguardo de los diputados y 47 Organizaciones No Gubernamentales, la cuestión de seguridad será vital. Su padre está asociado al cartel de Los Zetas, algo que no sólo ratificó ella en su declaración, sino otras chicas, una travesti –Alejandra Deraux– que actuó en The One y la propia Lydia Cacho. Los Zetas le dan seguridad y Martins entrega a chicas.

La iniciativa de los legisladores mexicanos provocó una reacción en la Procuración General de la República, que derivó en que la fiscal Lourdes Campos haya tomado contacto con Lorena para que haga la presentación judicial ante ella.

Lydia Cacho dedicó un capítulo entero de su libro-investigación Esclavas del poder a Raúl Martins, a quien denomina El Intocable. El capítulo se llama: “Argentina-México, armas, drogas y mujeres”. El texto se basa en la declaración de chicas que trabajaban en The One, prostíbulo de Martins, incluyendo una joven venezolana, Arely, quien tuvo que ser salvada en Cancún por un grupo de rescate del Centro Integral de Apoyo a la Mujer (CIAM) después de que los tratantes la hicieron meter en la cárcel por su rebeldía y fue violada por varios guardianes. Lydia Cacho publicó testimonios de otras chicas, incluyendo argentinas, sobre la forma en que Martins las “quiebra”. Ayer, Kofi Annan y varios embajadores de la Comunidad Europea prometieron ayuda en el caso Martins. La autora puso como ejemplo la denuncia realizada por Lorena: “Otra vez vemos el mismo patrón de comportamiento. Un ex agente de inteligencia argentino que opera una organización de trata, un esclavista rodeado de políticos y jueces corruptos y consumidores de sexo comercial. Es necesario denunciar a los servidores públicos y clientes como lo hace la ley sueca”.

En México y específicamente en Cancún, Raúl Martins inició un contraataque para enfrentar a su hija. Argumenta que esta batalla es parte del proceso de divorcio que mantiene con su ex mujer, la madre de Lorena. La joven nunca escondió que efectivamente existe un conflicto familiar en el que están en juego propiedades, cuentas y bienes que, según Lorena, su padre fue poniendo a nombre de testaferros. Tal el caso de los siete boliches-prostíbulos que mantiene en Buenos Aires. A través de un diario adicto, también Martins reiteró que Lorena fue pareja de Claudio Lifschitz, abogado del propio Martins durante siete años, tanto en la Argentina como en México. Tampoco esto fue escondido nunca por la joven. Lifschitz se rebeló contra Martins en 2007 y lo denunció. Nada de eso cambia el centro de la denuncia, la trata de mujeres, las coimas a policías y funcionarios porteños, así como políticos, policías y funcionarios municipales de Quintana Roo.

Según trascendió, las pruebas que Lorena entregará a la fiscal Campos son de peso: no sólo los celulares, sino otras evidencias adicionales sobre las conexiones y vínculos de su padre. Por ejemplo, una de las personas que Lorena menciona como relacionado con Raúl Martins, fue detenida ayer. Se trata del ex diputado por el Partido Revolucionario Democrático (PRD), Alejandro Alvarado Muro.

raulkollmann@hotmail.com

 
Fuente: pagina/12.c0m
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s