“Debemos continuar ampliando las fronteras de este proyecto político”

El ministro de Interior confirmó que esta semana Cristina retoma la actividad. Abandonó su habitual prudencia para polemizar con Scioli sobre su partido de fútbol con Macri, “porque la Presidenta estaba convaleciente”. Además dijo: “Debemos continuar ampliando las fronteras de este proyecto”.

 

Randazzo: “El reclamo de soberanía sobre malvinas unifica a todo el sistema político argentino”.

Debemos seguir ampliando las fronteras y dándole más espacio a todos los sectores que apoyan este proyecto político.” “No me pareció oportuno el partido de fútbol que protagonizaron Daniel Scioli y Mauricio Macri en Mar del Plata.” “Si la cúpula de la CGT representa los intereses de los trabajadores no puede ponerse en la vereda opuesta de este gobierno.” “El reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas unifica a todo el arco político.” Las que se acaban de mencionar son algunas de las definiciones hechas por el ministro del Interior, Florencio Randazzo, durante una entrevista con Miradas al Sur.
Todo sucede en el despacho del ministro, ubicado en un ala de la Casa Rosada. Él está sentado en la punta de una larga mesa. A un costado hay otro escritorio en el que se ven varios portarretratos con fotografías: Randazzo con Néstor Kirchner y Diego Maradona; Randazzo con Evo Morales; Randazzo hace unos 20 años, con pelo largo y rulos, sosteniendo una brocha en una mano, delante de un paredón. “Eso fue en la campaña del ’83”–cuenta el ministro, que nació en 1964, por lo tanto tenía 19 años en el momento que le sacaron esa foto–. Quizás en esa época no imaginaba, ¿o sí?, que 29 años después estaría al frente de un ministerio nacional y que un cronista le preguntaría:
–¿Habló con la Presidenta en estos días?
–Sí. Hablé algunas veces y la noté muy bien. Está siguiendo muy de cerca las cuestiones de la gestión. Repasamos temas concretos del ministerio.
–¿Sabe cuándo retoma sus actividades?
–Seguramente el 24 de enero terminará la licencia y se reincorporará. La operación fue exitosa y el pueblo argentino fue muy solidario respecto de la salud de la Presidenta.
–¿Y la oposición ?
–Hubo algunas actitudes poco felices. La salud de la primera mandataria es un tema de interés nacional. Pensar que hubo especulaciones detrás de eso sólo cabe en un pensamiento muy pequeño. Nosotros nos quedamos con el apoyo de las mayorías, de los que comparten este proyecto político y de los que no, pero que igual se alegraron por cómo le fue a Cristina con su salud.
–El primer ministro británico dijo que Argentina era colonialista y luego anunció un incremento de la presencia militar en Islas Malvinas. ¿Cómo ve la escalada?
–Creo que está vinculada a una cuestión interna. Sus declaraciones fueron ofensivas con el pueblo argentino. Su planteo es insostenible, la historia lo hace insostenible. La soberanía de las Malvinas es de Argentina. Desde de 1965 la ONU emite resoluciones intimando a Inglaterra para que se siente a discutir el tema con nuestro país. Creo que el posicionamiento de casi todos los países del mundo frente a este tema ha dejado muy mal parado a Inglaterra.
–Desde su rol institucional, ¿cómo percibe el posicionamiento del sistema político argentino en este contexto?
–Es un tema que encuentra una posición común en todo el arco político. Todos estamos de acuerdo en la importancia de fortalecer nuestra soberanía sobre las islas. Es una política de Estado desde 1983 hasta ahora. No hubo ningún gobierno democrático que no reivindicara la soberanía de las Malvinas para el pueblo argentino.
–Circulan rumores sobre una reforma constitucional, ¿tienen fundamento?
–Tienen una intencionalidad. Es inoportuno hablar sobre eso. Cualquier mención a una reforma termina girando alrededor de si puede o no haber una tercera reelección. No me parece un tema para discutir en esta gestión.
–Pero la reforma podría ser para otras cosas.
–Sí. Pero no veo esa madurez política en la oposición. Cualquier planteo sobre la Constitución se toma como la búsqueda de un tercer mandato. Y ese no es un tema central para nosotros.
–¿Por qué afirmó que el divorcio con la CGT es imposible?
–Éste es un gobierno que tomó todas sus decisiones en función de mejorar la situación de los trabajadores. Hay 5 millones de argentinos que recuperaron el empleo desde 2003. Hoy tenemos 7,8% de tasa de desocupación. Si los dirigentes sindicales defienden los intereses de los trabajadores, no deberían entrar en una tensión muy grande con el Gobierno. La Presidenta señaló varias veces que sus decisiones no han sido imparciales, han sido a favor de los más débiles. Ahora que se van a discutir las paritarias debemos tener responsabilidad todos, trabajadores, empresarios y el Estado como articulador. Necesitamos que Argentina siga creciendo y que los trabajadores sigan mejorando su ingreso hasta llegar al fifty-fifty con el que soñamos.
–Se refiere a la CGT como institución, pero concretamente sobre Hugo Moyano y sus últimos discursos, ¿qué opina?
–No me merecen ninguna opinión. Moyano es el secretario general de la CGT elegido por los trabajadores. No nos metemos en eso.
–¿Cómo le cayó el picadito que jugaron Daniel Scioli y Mauricio Macri?
– Me pareció inoportuno que mientras la Presidenta estaba convaleciente, internada en un hospital, el jefe de la Ciudad y el gobernador de la provincia de Buenos Aires hayan disputado un partido de fútbol.
–¿Le pareció inadecuado por el rol institucional que tienen o por lo que implica Macri en términos políticos?
–Simplemente no me pareció oportuno.
–Macri dice que es la opción al kirchnerismo en 2015.
–Es un dirigente que representa una Argentina totalmente diferente que la que estamos construyendo desde el 2003 hasta ahora. Él está mucho más cerca de la visión de los años ’90, aunque a veces intente disimularlo. Piensa diametralmente distinto a nosotros, a los que queremos un país con mayor inclusión. Expresa una visión antagónica.
–¿Cómo imagina que sigue la construcción política del kirchnerismo?
–Creo que es uno de los desafíos que tenemos. Debemos seguir ampliando las fronteras de nuestro espacio político. Tenemos como columna vertebral al Partido Justicialista, pero al que también se suman aliados de organizaciones sociales, sindicatos y otros partidos. Me parece muy importante continuar por la senda en la que venimos los últimos años. Un proyecto que transforma un país, con una presidenta que representa el interés del pueblo y no el de las corporaciones, necesita de un gran apoyo político y popular. Lo hemos logrado, pero debemos profundizarlo.
–¿Qué lugar ocuparía, por ejemplo, un referente como Martín Sabbatella en ese futuro?
–Habrá que seguir construyendo y se verá. El partido de Sabbatella es una expresión que ha acompañado los puntos más importantes de este proyecto político. Eso es indiscutible.
–Sobre la producción de papel para diarios, los medios tradicionales reaccionaron de un modo muy negativo con las primeras medidas que tomó el Ejecutivo porque afecta sus intereses. Pero hay sectores de la población que sin mala fe temen que se cambie la arbitrariedad de Clarín y La Nación por la del Gobierno. ¿Qué garantiza que esto no pase?
–En primer lugar hay que señalar que era absurdo que la única fábrica que produce papel de diarios en la Argentina fuera manejada por dos empresas que a su vez tienen los diarios más importantes. Por eso se lo declaró de interés público. Ahora tomamos la decisión de que la empresa Papel Prensa aumente su capacidad de producción para tener que importar menos. Esta política, la de intentar importar menos, se aplica a muchos insumos de la economía, no tiene que ver sólo con el papel para diarios. Se trata de la defensa del trabajo de los argentinos. Si no se puede incrementar la producción en Papel Prensa porque los privados no quieren invertir, entonces lo hará el Estado y aumentará su participación accionaria. Pero el aumento del poder político dentro de la empresa no recaerá en un funcionario sino en el Consejo Federal, constituido por 24 miembros, uno por cada provincia. Esos representantes son elegidos por los diarios.
Esto que digo está escrito en la ley, no es un concepto esgrimido ahora. No hay ninguna intención de limitar voces. Todas las decisiones del Gobierno fueron en el sentido de ampliarlas. Se impulsó una ley para que las calumnias y las injurias dejaran de ser delito, además de la ley de medios. Lo que mejor muestra nuestras intenciones son nuestros antecedentes. Vamos por más libertad de prensa para que todos puedan hablar.

 

Fuente: sur.infonews.com  
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s