Jubilados son víctimas de descuentos ilegales

 

Una mutual descontó dinero a Belda Zenteno, pero pudo recuperar el dinero. Enviaron cartas documento, radicaron denuncias en la Anses y, en algunos casos, consiguieron que les reintegren el dinero.

Belda Zenteno de Nieva, la docente jubilada

El recibo que le hicieron firmar dice que el descuento fue “un error involuntario”. Está fechada en Jujuy, donde está la mutual.

Belda Zenteno de Nieva es una docente salteña jubilada que cobra sus haberes vía cajero automático, desde donde ahora también puede retirar su recibo de sueldo.

Hace tres días, la señora fue como todos los meses a cobrar su sueldo y se dio con la ingrata sorpresa de que de sus haberes le habían descontado $600, a nombre a una mutual denominada La Solución, que tiene domicilio legal en San Salvador de Jujuy.

La mujer aseguró a El Tribuno que nunca fue a Jujuy a tramitar préstamo ni crédito alguno. El caso es que buscando por internet consiguió corroborar la dirección en la capital de la vecina provincia y llamó por teléfono.

Desde esa oficina de la mutual le advirtieron que tenían una sucursal en Salta, una oficina ubicada sobre calle Caseros al 700.

Zenteno de Nieva se dirigió allí y se dio con que funciona una financiera reconocida, donde le explicaron que también “le hacen los trámites” a la firma jujeña.

Cuando doña Belda puso el grito en el cielo por el descuento que había sufrido, personal de esa firma salteña no puso absolutamente ningún reparo en reintegrarle de inmediato el dinero que le habían descontado.

Otra sorpresa: le hicieron firmar un recibo “lleno de mentiras e inexactitudes”. Por supuesto, la jubilada recibió el dinero y firmó el recibo, no sin antes testar al pie del mismo una aclaración de que la situación era radicalmente distinta a la descripta en el papel.

La cuestión es que el recibo dice: “Ante la irregularidad fui notificada de inmediato por la Asociación Mutual La Solución, quien restituyó a la brevedad y antes de que se produjera efectivamente el descuento en mis haberes jubilatorios, el importe liquidado, por lo que ningún perjuicio me ha sido causado”. La historia es muy distinta. La señora de Nieva presentó como prueba el recibo del cajero automático donde el descuento figura.

Por eso, envió una carta a la Anses Salta denunciando la situación y se representó en El Tribuno para advertir a sus pares sobre la maniobra.

“El día que me presenté en la Anses había por lo menos otras 10 personas con la misma condición. No pude saber hasta ahora si llegaron a solucionar sus problemas”, concluyó.

Vanos fueron los intentos de este diario, ayer, para comunicarse con el delegado de la obra social nacional en Salta, Ernesto Martínez. No se encontraba en su despacho.

 

 

Fuente: Diario EL Tribuno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s