La terminal de ómnibus quedó parcialmente inhabilitada

Se derrumbaron varias dársenas y ahora utilizan el estacionamiento para el arribo y la partida de colectivos. Una filtración de agua “lavó” la base de tierra y provocó la caída del hormigón y del canal de avenida Yrigoyen. El tránsito se restringió en la zona. El edificio no corre riesgo y allí sigue la venta de pasajes. Con una sonda evaluarán el canal.

REORGANIZACION: OCHO DARSENAS SE HUNDIERON. DESDE AYER LOS COLECTIVOS PARTEN Y LLEGAN DESDE EL ESTACIONAMIENTO DE AUTOS, EN LA PARTE FRONTAL DE LA TERMINAL.

Susto y preocupación. Eso generó ayer, en la terminal de ómnibus, el hundimiento de varias dársenas de la plataforma, lo que obligó a inhabilitar parcialmente la estación. Cuatro obreros que trabajaban en ese lugar resultaron con heridas leves por lo que fueron llevados al hospital San Bernardo. Como el lugar quedó aislado, desde ayer los colectivos de media y larga distancia arriban y parten desde lo que era la playa de estacionamiento de autos.

Inmediatamente después de ocurrida la caída de las dársenas, el Comité de Emergencias que integran el municipio y la Provincia acordó con la concesionaria Terminal Salta y la constructora Betón (que hizo el nuevo edificio), el cierre de la plataforma donde ingresaban los colectivos.

Tras una evaluación de varias horas, se determinó que el edificio central no corre riesgos, por lo que la venta de pasajes y despacho de encomiendas se mantiene allí. No obstante, la confitería fue cerrada.

Una rara filtración

Ayer, cerca de los 8.45 se produjo la caída de las losas de hormigón y del “techo” del canal de avenida Hipólito Yrigoyen. El hundimiento dejó un cráter de 3 metros de profundidad, y de 20 por 11 metros de diámetro que abarcó casi 8 dársenas.

En el momento y el lugar del derrumbe, habían cuatro obreros que trabajaban con una máquina precisamente para determinar el origen de una filtración de agua.

Según relató Jorge Gerstenfeld, gerente de Relaciones Institucionales del grupo La Veloz -al que pertenecen Terminal Salta y Betón-, tres días atrás habían observado que el agua de lluvia se perdía entre las placas de hormigón.

La concesionaria de la terminal decidió aislar el lugar y puso a los obreros a romper las losas para saber qué había abajo del cemento. Lo que nadie imaginó es que el suelo compactado entre el canal y la superficie ya no existía. La vibración del martillo automático aceleró el derrumbe y mostró el extenso vacío.

Cambios en la zona

El hundimiento de las dársenas no sólo modificó la forma de operar de la terminal de ómnibus. Al cambio del lugar de arribo y partida de colectivos se sumó la restricción del tránsito en la zona circundante al canal de avenida Yrigoyen.

Así, la Secretaría de Tránsito y Seguridad Vial bloqueó el paso sobre Yrigoyen desde avenida San Martín hasta calle Pedro Pardo. También se cerró el ingreso de colectivos urbanos a la rotonda de la parte posterior de la terminal.

Ayer en la tarde fueron consolidadas dos columnas que sostienen el techo de las dársenas, aunque éste no está conectado al edifico central. Ese fue el paso previo para comenzar en la noche el retiro de los escombros que cayeron al canal y que obstruían el paso del agua de lluvia.

Para hoy se prevé que continúen las reuniones de los organismos de emergencia, planeamiento urbano, tránsito y la Autoridad Metropolitana del Transporte. Uno de los aspectos aún sin definir es el cambio de las paradas de colectivos urbanos que estaban alrededor de la terminal. Se estima que el lunes serán reubicadas.

 

Fuente: Diario El Tribuno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s