“Nos fijamos el objetivo de sanear el Riachuelo para el 9 de julio de 2016”

Entrevista a Juan José Mussi, secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. El funcionario señala el Bicentenario de la Independencia como fecha límite para cumplir con la limpieza. Destaca los avances frente a la contaminación y asegura que los puesteros de La Saladita serán reubicados en nuevos galpones.
 

El 9 de julio de 2016, cuando se cumpla el Bicentenario de la Independencia”, es la fecha estimada por el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Juan José Mussi, para cumplir con el saneamiento del Riachuelo. Un paso importante se dio el lunes, tras dos años del pedido del juez Luis Armella, que lleva adelante la causa de la limpieza de la cuenca, cuando se liberaron los 1400 metros por 35 de ancho del camino de sirga que eran ocupados por la feria La Saladita. En una entrevista con Tiempo Argentino, el funcionario definió al operativo “de traslado, no de desalojo”, como “altamente exitoso, algo que muchos creyeron que no se iba a poder hacer nunca, y menos aun de la forma en que se hizo: en forma pacífica, sin un solo problema. De 8000 puesteros, vi sólo a unos diez quejándose, no tanto por el traslado sino por el tema del canon. Todos se fueron sin oponer mayores reparos. Les aseguramos que van a conservar sus fuentes de trabajo.”

–¿Adónde fueron trasladados?
–Por ahora, los reubicamos en una feria cercana, Urkupiña, asegurándoles las mismas horas y tiempo de funcionamiento que tenían, y ya estamos comenzando el relleno del terreno donde se van a ubicar en un año las cinco naves que vamos a construir para ellos. Son cinco galpones enormes, a metros del camino de sirga. Y estamos trabajando también en la pavimentación, para abrirles un nuevo mercado de clientes, porque para el lado de la Ruta 4, en Camino de Cintura, hay cuatro kilómetros no pavimentados; entonces, no venía la gente de ese lado a comprar. Ahora se les abren nuevas posibilidades de compradores y la tranquilidad de estar en un lugar más apto, definitivo. El esquema no cambiará: los mismos de ayer serán en el futuro.
–¿Qué valoración hace del año que pasó en relación al plan de saneamiento del Riachuelo?
–Ha sido muy positivo. Se han puesto en marcha todos los mecanismos para lograr el saneamiento: se licitaron las plantas cloacales de Lomas de Zamora y Lanús, abarcando a 400 mil vecinos; se terminaron las de La Matanza, para otros 470 mil vecinos; se licitó la planta depuradora de líquidos cloacales de Dock Sud, con inversiones por 300 millones de pesos; y está la de Berazategui, para 2 millones y medio de habitantes, que se termina en septiembre. Las grandes obras se pusieron en marcha.
–¿Qué es lo que más contamina el Riachuelo?
–En forma pareja, los líquidos cloacales y los residuos sólidos domiciliarios. En La Saladita teníamos filmado, cuando terminaba la feria, cómo iban directamente a tirar todos los residuos. Lo mismo nos pasaba con las viviendas sobre el camino de sirga, los ranchitos en Lomas, que ya no tenemos más.
–Al mismo tiempo, habrá que concientizar a la comunidad para no volver a contaminar.
–No es fácil generar conciencia, de a poquito lo vamos logrando. A mediados de febrero, comenzaremos a construir cinco “ecopuntos” en la cuenca alta, con 150 millones de pesos de inversión, donde se hará separación de residuos, para reciclar vidrios, papel, hojalata, y darles valor agregado.
–¿Cómo va el tema de las inspecciones a las industrias?
–Ya están todas inspeccionadas. Ahora sí podemos decir que hay 963 empresas contaminantes sobre un total de 10.600. Habíamos dicho 23 mil, pero el resto eran comercios, no industrias puras. Todo el mundo cree que estar al borde del Riachuelo ya es contaminar, pero no es así.
–Y entre las 963 que contaminaban, ¿con qué se encontraron?
–Fundamentalmente, curtiembres. Por eso estaríamos poniendo ya en valor el parque temático de curtiembres, en Lanús, en marzo. Ahí vamos a dar lugar hasta 100 empresas, para que puedan tener un tratamiento común. Además, unas 300 ya se reconvirtieron, otras 300 están en vías de reconversión, y el resto inicia ese proceso. Se clausuraron 166 empresas en total. Nos llevará dos o tres años más la total recuperación de las industrias.
–¿Y cuánto les llevaría el saneamiento total de la Cuenca?
–Creemos que para 2016 el agua que se vuelque al Riachuelo tiene que ser parecida a la de lluvia. La intención es el 9 de julio de 2016, nos fijamos ese objetivo. Después hay que pensar qué se hace con los barros del fondo. Estamos analizando propuestas del gobierno chino.
–¿No teme que fijarse ese plazo lo emparente con los famosos mil días de María Julia?
–Ahora es diferente, porque hay un gobierno nacional dispuesto a resolver el problema. Hoy tenemos el doble de oxígeno en el agua respecto de 2008, reaparecieron especies de aves y plantas, eso ya ha cambiado, no tenemos más barcos ni coches en el fondo, hay 1.200.000 vecinos que tienen cloacas, 1.100.000 con agua potable, hay 400 vecinos que van a resolver problemas con las plantas de tratamiento de residuos cloacales que ya están en marcha. Hay cambios fundamentales.
–Las organizaciones ambientalistas critican que se han erradicado pocos de los 300 basurales a cielo abierto.
–Hemos erradicado 150 basurales, de los cuales un 20% se repusieron. Por eso hemos hecho convenios con los municipios para que se comprometan a cuidar que no se reproduzcan. Y para este año tenemos previstas 14 unidades sanitarias ambientales, una por municipio, para estudiar la probable influencia psicológica que pueden producir en la población los fenómenos ambientales.
–¿Cómo se coordina el trabajo entre todas las jurisdicciones que componen Acumar?
–Con la provincia, no tenemos ningún problema; con los municipios, tampoco; pero es más difícil la relación con la Ciudad. En los últimos tiempos, por acción judicial han entendido que tienen que empezar a trabajar especialmente en la mudanza de viviendas, cosa que no habían hecho hasta hace un año; por eso se pudo lograr en Luján, Pueblito y Magaldi. De todas maneras, la Nación va a construir también las casas de Ciudad, que debe primero conseguir el terreno para trasladar a las familias. Todos se van de la margen del Riachuelo con la llave de su casa en la mano. Esa era una premisa esencial, por orden de la presidenta, por lo tanto no se trata de desalojar, sino de trasladar. El gobierno nacional ya dispuso recursos para 17.700 viviendas, por un total de 3700 millones de pesos. Sólo el año pasado se invirtieron en el Riachuelo unos 8600 millones de pesos, y Aysa propuso invertir en la cuenca otros 4000 millones.
-En Ciudad aún resta el traslado del asentamiento más numeroso, la Villa 21-24.
-Es el gran desafío. Ellos dicen tener terrenos para 500 viviendas, sobre unas 1300 que hay ahí. Tienen que cumplir el compromiso para fines de 2013, sí o sí, porque así lo presentaron ante la justicia. En estos momentos, el camino de sirga está liberado en un 80%, y todo el camino, sin excepción, va a ser parquizado y pavimentado.

 

Fuente: tiempo.infonews.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s